El oro ya no está de moda, la plata es la nueva tendencia

 Aunque en las alfombras rojas siguen apareciendo el oro blanco, el platino y los diamantes, desde hace varias temporadas las personas influyentes han convertido los aros de oro grueso y las cadenas apilables en elementos básicos de su guardarropa de joyas cotidianas. Ahora, la plata se prepara para su propio momento en el sol.

«El oro amarillo ha dominado nuestras pasarelas y feeds sociales desde hace algún tiempo, pero la plata está resurgiendo definitivamente con una estética de joyería más escultural y de mayor escala»

«Hay un legado tan increíble de joyas esculturales de plata de diseñadoras como Elsa Peretti en Tiffany & Co, y Vivianna Torun Bülow-Hübe en Georg Jensen. Además, no sólo tiene un buen aspecto, sino que también es más asequible».

La difunta Elsa Peretti, fallecida a principios de este año, fue una pionera del mundo de la joyería. Con sus característicos brazaletes de hueso -a menudo fabricados en plata de ley-, sus motivos de corazón abierto y sus curvilíneos diseños de frijoles, revolucionó el panorama de la joyería. La orfebre Torun Bülow-Hübe fue igualmente impactante: su singular visión contemporánea del metal la catapultó a la fama. Su collar Möbius de plata, con un colgante de plata en forma de gota, es una pieza icónica.

Grace Jones en una fiesta en Les Tuleries en 1986
Grace Jones con accesorio de Elsa Peretti en una cena en 1986. FOTO: GETTY IMAGES

Ahora, los diseñadores del siglo XXI comparten: «Me encanta la plata porque me parece moderna, elegante y sin pretensiones», dice Sophie Buhai, afincada en Los Ángeles, «la mujer de la plata es un tipo de mujer distinto, cuyo interés se centra en la creatividad, la forma y el aspecto de las joyas, y no tanto en su valor comercial». Como dijo Loulou de la Falaise, ‘una mujer no debe parecer una caja fuerte'» Las piezas de plata de Buhai -como sus gruesos aros con bisagra o el grueso collar de cadena Barbara de plata de ley, que hace un guiño al surrealismo- son sencillas y atemporales.

Ver las imágenes de origen

«Me encanta trabajar con la plata», dice la joyera Emefa Cole, nacida en Ghana y criada en Londres, «es suave y maleable, por lo que es un placer esculpirla. Me gusta especialmente la naturaleza transformadora de la plata: las posibilidades son infinitas en cuanto a la variedad de acabados», añade, describiendo el brillo de espejo o la «discreta pátina negra» que puede adquirir. «Un anillo de la serie Vulcan de Cole, realizado con cera, forma parte de la colección permanente del  del V&A.

Por otra parte, Meghan Griffiths, de la marca de joyería artesanal Angharad, se siente atraída por la fluidez de la plata: «Quiero preservar la rica historia de la plata, al tiempo que le hago un hueco en una estética más relajada y moderna», dice. «Este antiguo metal posee una elegancia atemporal y una durabilidad impresionante que hace que las curvas que moldeo a mano duren para siempre».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.